Posteado por: Comunidad Politica | 16 noviembre, 2009

16 nov 2009 – 1º Reunión

1. FECHA: Lunes 16 de noviembre de 2009.

2. ASISTENTES: César Felices, Fernando Rodriguez, Emiliano Melul y Pablo Blanco.

3. SECRETARIO: Emiliano Melul.

4. TOMADOR DE TIEMPOS: Fernando Rodriguez.

5. PUNTOS EXPUESTOS:
· Presentación de cada uno de los miembros y expectativas.
· Discusión sobre lo que se pretende armar.
· Agenda, días y lugar de reunión

6. DESARROLLO
Se agradecieron especialmente los saludos, apoyo y oraciones de: Carlos E. Ferré, Margarita Moll y Marisol Cuadrado, como así también de aquellos invitados que no pudieron concurrir.
En el comienzo, cada uno expuso sus expectativas teniendo en cuenta que se trataba de una reunión inaugural.
Hubo coincidencia en que ninguna de las actuales estructuras político-partidarias nos representa cabalmente, y que surge la necesidad de expresar/construir una perspectiva que rescate lo mejor de las
distintas experiencias y expresiones políticas históricas de la Argentina (Justicialismo y Radicalismo principalmente) aportando un plus superador (1+1=3), destacando en general que no se comparten sus
métodos, estrategias de construcción política y formas de acumulación del poder, que han derivado en la grave crisis política, económica y social que atraviesa nuestro país.
En este último aspecto nos detuvimos a dialogar ya que se presentaron diferentes puntos de vista. Se propuso configurar un espacio donde construir el discurso y llevarlo a la práctica. Salvar la histórica esquizofrenia donde discurso y política no constituyen una unidad de acción y pensamiento.
La mesa deberá ser plural, donde el consenso sea un principio vital, con la necesaria participación de distintas expresiones de la vida del país (sindicalistas, economistas, líderes sociales, artistas, etc). Por
otra parte se puso el acento en la parte operativa de la reunión, respeto por el tiempo, la hora de inicio y la preparación de un orden del día.
Es necesario ir definiendo un pensamiento político a largo plazo, aprovechar las propias riquezas internas y saberes, que permitan en algún momento plasmar nuestras ideas en verdaderas políticas públicas, puesto que este es un grave déficit de nuestro país.
Se coincidió en general que la idea de conformar este grupo es positiva, que todo debate es bueno pero se tiene que concretizar, para no quedar en una mero regocijo intelectual que finalmente aburre y no aporta. No obstante ese proceso de debate y trabajo genera una visión compartida, y permitirá ir constituyendo una identidad propia, que apunte a establecer una corriente de pensamiento en un
horizonte de trabajo no menor a los 10 años, con pretensión de incidir políticamente en nuestro país y transformar la realidad.
En este último punto se habló sobre los peligros de configurarse en “grupo consultor” (distinto de “grupo de consulta”), que termine siendo una “banda” más de esas que trabajan al mejor postor (sea
para un lado o para el otro) o integrando la burocracia que sostiene elencos de gobierno contrarios al propio pensamiento estratégico y valores del grupo, pero que “dan trabajo” a sus miembros.
Hubo coincidencia en que las decisiones personales afectan al conjunto, por lo que se impone obrar solidariamente conforme al bien común, respetando el marco de libertad de la persona y el del grupo.
El mejor esquema de decisión sería aquel en el que la persona se siente respaldada por todo un grupo en su decisión personal.
Se plantea también que es deseable que el grupo encuentre un nombre que lo identifique, que refleje su identidad, si bien esta aparece aún prematura y en formación. De hecho se propone reemplazar el
concepto de “grupo” por el de “comunidad”.
Este concepto de comunidad refleja más apropiadamente qué queremos ser; efectivamente queremos ser una comunidad de personas, que compartiendo la vocación política, desean ardorosamente vivir esa vocación en el espíritu de la solidaridad y orientados por la búsqueda del bien común; que se comprometen a vivir, pensar, sentir y actuar de otro modo la actividad política.
Creemos que se debe trabajar de acuerdo a altas inspiraciones pero con bajas expectativas de resultado (lo cual no es pesimismo, sino madurez), sabiendo que iniciamos un camino largo y trabajoso, pero no por eso menos gratificante.

7. CONCLUSIONES
Existirá permanentemente una tensión entre las dimensiones de tiempo: por un lado las preocupaciones de corto plazo, las estrategias de mediano plazo y la visión del largo plazo que iremos delineando juntos.
Nos planteamos “discutir a fondo, las cosas de fondo”, con pasión si fuera necesario, porque de lo contrario tendremos un horizonte de vida limitado o una existencia fugaz o vacía.

8. COMPROMISOS
Conseguir un lugar de reunión estable (Pablo), y tratar de que en la próxima reunión puedan asistir los invitados que no pudieron venir a esta reunión (todos).

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: