Posteado por: Comunidad Politica | 17 diciembre, 2009

17 dic 2009 – 3º Reunión

1. FECHA: Jueves 17 de diciembre de 2009.

2. ASISTENTES: Emiliano Melul – Alberto Ivern -Pablo Blanco

3. SECRETARIO: Pablo

4. TOMADOR DE TIEMPOS: Emiliano

5. PUNTOS EXPUESTOS:
· Presentación de Alberto Ivern
· Exposición y Debate sobre las ausencias
· Principales Novedades
· Reflexión sobre Valores compartidos
· Aportes de Juan Cruz Hermida

6. DESARROLLO
Siendo las 19.30 hs. se da comienzo a la reunión con tres miembros presentes.
Se elije al secretario de la reunión y al tomatiempos.

a. Ausencias
Se dejan asentadas las razones de quienes avisaron que no podrían compartir ese día la reunión:
· César: Debía asistir a un evento de graduación de compañeros de su sindicato, razón por la cual asumía ese compromiso y no podría concurrir.
· Alejandro: Fue invitado a participar de una reunión en el Partido de San Martín junto al Secretario Gral. de una organización gremial.
· Daniel: Se encontraba en la provincia de Entre Ríos por motivos laborales.
· Juan Cruz: Tenía una reunión de trabajo en la universidad fuera de hora por lo cual no podría asistir, y envió aportes sobre el tema de “Valores” para ser incluídos en la presente acta (nos pareció una muy buena forma de participar a pesar de no poder asistir).
Al ser solamente tres los asistentes nos planteamos cuál debía ser la actitud a adoptar como comunidad frente a la situación de quienes desconocíamos si asistirían o no:
· ¿Debíamos llamarlos en ese mismo momento y preguntarles si habían tenido alguna dificultad o si estaban retrasados o en camino? ¿en ese caso sería una actitud invasiva o paternalista?
· ¿Debíamos apelar al sentido de responsabilidad de cada uno y dejar que con libertad cada uno simplemente decidiera venir o no, y comenzar la reunión puntualmente? ¿en ese caso sería interpretado como una actitud indiferente?
· ¿Debíamos llamarlos al siguiente día y preguntarles si habían recibido la notificación, si habían tenido alguna dificultad? ¿sería interpretado en este último caso como un pedido de explicaciones?
Sobre este punto convinimos de acuerdo a un sentido práctico que, dado que eramos nada más que tres en la reunión, haríamos los llamados de consulta y luego comenzar.
Nos comunicamos con Fer González quien nos manifestó que se encontraba en proceso de mudanza y no había podido levantar los correos.
Pudimos hablar también con Fer Rodriguez quien nos contó que no pudo asistir por dificultades con su trabajo, y se manifestó muy interesado en recibir la presente acta.
Consideramos en principio, que como comunidad debemos hacer manifiesto el interés y valor de la presencia de los otros, razón por la cual una forma de explicitarlo puede ser llamar a nuestro hermano de comunidad que usualmente participa – y por alguna razón en determinado momento se ausenta – y manifestarle espontáneamente y sinceramente nuestro afecto, nuestra valoración sobre su persona y la importancia que tiene para nosotros su presencia.
Por el contrario, censuramos y reprobamos totalmente cualquier otra actitud de reproche o pedido de explicaciones hacia el hermano, lo cual consideramos fuera de lugar y una subestimación de su sentido de responsabilidad. El compromiso con la comunidad debe ser absolutamente libre y voluntario.

b. Aprobación del Acta
En relación al acta de la reunión anterior nos planteamos si los presentes – siendo tan pocos – estábamos en condiciones de aprobar el acta en representación de toda una comunidad.
Sobre este punto convinimos:
– Que al circular el acta y dar 5 días para realizar aportes a la misma, todos los miembros habían tenido oportunidad de manifestar su acuerdo o desacuerdo;
– Que habiéndose recibido aportes de uno sólo de los miembros, se entendía que el resto de la comunidad estaba aparentemente satisfecha con la redacción del acta;
Por tanto se resolvió: Que en virtud de lo expuesto se aprobara el acta de la reunión anterior con las incorporaciones recibidas, pero de todas formas se enviara nuevamente a todos los miembros de la comunidad para que dentro de los 5 días pudieran manifestar sus objeciones, y de no haber respuesta se considere aprobada.

c. Novedades
Se ha inaugurado la página de Yahoo Grupos y ya se encuentran todos los miembros suscriptos. En virtud de que en esa página figura una declaración de principios, visión o diagnóstico de la comunidad sobre la realidad (extractada de los aportes volcados en las actas), se propone iniciar la reflexión sobre la base de los valores que surgen desde esa misma declaración. Se elije el siguiente párrafo: “Esos métodos, estrategias de construcción política y formas de acumulación de poder tradicionales, han derivado en la grave crisis política, económica y social que atraviesa nuestra Argentina”.

d. Reflexión sobre el párrafo y los Valores que expresamos en él
La primera pregunta que surge es si todos están de acuerdo con esa afirmación y en ese caso si somos conscientes de las dimensiones que involucra.
Se rescata como un aporte la necesidad de respetar desde la unidad la diversidad de criterios y opciones político-partidarias, y que la construcción del bien común únicamente puede hacerse desde
el consenso de todos. Ninguna fuerza política puede hacerlo por sí sola o por sí misma, pero resulta un desafío lograr dar ese salto de poder “pensar para todos”.
El consenso o acuerdo interpartidario para la concreción del Bien Común, supone que en cada partido o agrupación haya un “pensar para todos”, que solo puede darse si hay una vocación a la Comunión.
Esto no significa que esos miembros de cada partido que tengan esta profunda vocación a la comunión, no luchen por “su” partido. Significa que el sentido último de su lucha, su mayor deseo, no se reduce al engrandecimiento de su partido sino que anhela la concreción del Bien Común, que es una suerte de “encarnación” de la Comunión interpersonal.
Ese deseo de comunión es una vocación humana (en el político, en el artista, en el comunicador…) de la cual podemos hallar una explicación en la presencia de un mismo Dios (o dimensión trascendente)
habitando en cada hombre. Pero si puede latir en diferentes personas, podemos imaginarlo como un deseo que busca descifrarse en otros, que busca abrazarse a un otro como si sólo pudiera existir en el
co-existir. Podemos imaginarlo como una expectativa que se asoma desde diferentes espacios de decision, de poder, diferentes ámbitos de construcción del tejido social. Un deseo que se busca concretarse, más que un esfuerzo contra natural.
Por ser esta construcción del Bien Común un deseo y una pasión cotidiana tras la cual se les va la vida, saben reconocer ese idéntico deseo en otro, de otro partido, que tenga esa misma vocación.
Saben leer, más allá de las diferencias “partidarias” esa misma pasión por la Unidad y ello los vuelve capaces de diálogo, de integración, de co-participación en proyectos compartidos… semejante “acuerdo político” empieza siendo una experiencia entre miembros de diferentes partidos, pero debe ir involucrando a más militantes e incluir a las cúpulas (de ningún modo puede reducirse a un acuerdo de cúpulas).
En un inicio es importante empezar a hacernos preguntas más que buscar respuestas, cuestionar nuestras propias certezas, aún las discursivas, lo evidente, ¿es evidente? ¿Validamos nuestro conocimiento permanentemente?: es útil preguntarnos qué representación de la realidad tenemos, qué entendemos por participación política (desde arriba y desde abajo). ¿Qué visión del liderazgo tenemos?. Coincidimos por ejemplo que el liderazgo es un rol más, dentro del proceso de construcción política.
¿Qué lugar ocupa la reflexión dentro del proceso de construcción política? La reflexión es una inversión y algo totalmente práctico, todo lo contrario a una pérdida de tiempo. Ahora, el deliberar no fructifica en una transformación si no tiene un anclaje en lo concreto y lo territorial.
¿A quien le conviene presentar y representar la realidad de una manera u otra? ¿Cuáles son las lógicas que están detrás? ¿Cuál es el grado de responsabilidad que le cabe a cada uno respecto a los métodos,
estrategias de construcción política y formas de acumulación de poder tradicionales? ¿Es la consecuencia de esos interrogantes lo que ha derivado en la grave crisis política, económica y social que atraviesa la Argentina?. La importancia de reflexionar sobre esto consiste en no terminar siendo funcionales a una lógica que pretendemos cambiar.
¿Qué compromisos concretos puede asumir una vocación política entendida como dimensión para la construcción del Bien Común? Una dimensión puede ser el servicio, la política entendida como la forma más excelsa de la caridad. Otra dimensión es la comunitaria, entendida como el compromiso con un proyecto colectivo. El nuevo liderazgo es esencialmente comunitario y tiene su raíz en el servicio.
Hay que abandonar toda tentación autorreferencial como comunidad, es decir pensar las cosas desde y para nosotros. Hay que “deconstruir” el sentido de lo político y poder “reconstruirlo”. No hay comunidad sin proyecto compartido. Se hace imperioso modificar las reglas de juego, pero las nuevas reglas deben provenir de una reflexión comunitaria.
Hacia el futuro, ¿cuáles son las necesidades a las cuales podemos dar respuesta?

e. Aporte de Juan Cruz Hermida a la reflexión sobre Valores
Los valores fundamentales que deberían acompañar nuestra iniciativa política:
· Consenso. Que permita salir de un marcado individualismo y desintegración social en todos los ámbitos. La falta de un “sueño argentino” por la inexistencia de políticas a largo plazo consensuadas genera sensación de soledad al no tener algo en común por el cual trabajar como sociedad. Para ello se requiere de un diálogo directo, constructivo, respetuoso y tolerante, ello permitirá dejar de lado el “diálogo” de baja calidad en donde cada uno sigue manteniendo a rajatabla su postura convirtiéndose entonces un “diálogo de sordos”.
· Compromiso social / solidaridad. Para promover la formación y el compromiso para trabajar en la erradicación de las causas que generan la injusticia, la pobreza y la exclusión.
· Respeto por el otro y lo otro. Que permita alcanzar niveles de convivencia social. El respeto es la virtud por la cual reconocemos y tenemos presente de manera habitual la dignidad de las personas, como seres únicos e irrepetibles, con inteligencia, voluntad, libertad y capacidad de amar; así como sus derechos según su condición y circunstancias.
· Honestidad y transparencia. Cualidad que hace referencia a la persona que se comporta con decoro y rectitud. Comportarse con sinceridad y coherencia respetando los valores de justicia y verdad.
· Pluralidad y diversidad. Aceptar que toda persona tiene la misma dignidad y merece el mismo respeto en cualquier momento o circunstancia de su vida; y comprometerse al mismo tiempo en el trabajo de enriquecimiento y ennoblecimiento de la dignidad personal propia y de los demás, viviendo de acuerdo con ella y respetándola en toda circunstancia.

7. CONCLUSIONES
· Creemos en la participación activa y comprometida de todos los miembros de nuestra comunidad, y los invitamos a continuar trabajando juntos con aún más energía y mística en la construcción de esta iniciativa política.
· Creemos que debemos reflexionar sobre ciertas certezas que conforman nuestro ideario político y someterlas a un proceso crítico de análisis. Más preguntas, menos respuestas.
· Creemos que se precisa un nuevo estilo de liderazgo fundado en el servicio, la solidaridad, el respeto por la diversidad; que tenga siempre un anclaje en lo comunitario.
· Creemos que la verdadera transformación social será producto de un proceso que incluya el arriba (nivel de gobierno) y el abajo (la comunidad) donde nuestro proyecto puede ser puente entre ambas realidades.
8. COMPROMISOS
Sigue siendo un punto pendiente la necesidad de integrar la visión femenina a este proceso de construcción, destacando el rol de la mujer como complemento para una visión y acción sobre el mundo.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: