Posteado por: Comunidad Politica | 30 marzo, 2010

“Pesaj: Fiesta del pueblo Judío. Fiesta para toda la Humanidad”

Pesaj: Fiesta del pueblo Judío. Fiesta para toda la Humanidad.

Hoy 30 de Marzo y hasta al 6 de Abril el pueblo Judío celebrará la fiesta de Pésaj (en hebreo פֶּסַח), que es la festividad judía que conmemora la salida del pueblo judío de Egipto, relatada en el libro bíblico del Éxodo. PESAJ es la más popular de las festividades judías tradicionales, históricas y religiosas.

Rememora la epopeya de la liberación de la esclavitud de los hebreos en Egipto en la época de los faraones Seti I (de la opresión) y Rameses II (del éxodo) entre los años 1318 y 1232 A.C. El pueblo judío ve en el relato de la salida de Egipto como el hito que marca el nacimiento del pueblo como tal.

A través de los tiempos fue deviniendo desde la fiesta de liberación “física” con la aspiración a despojarse de los azares de la vida y de los males de la naturaleza, a la fiesta de la liberación “social” dedicada a conmemorar el libramiento de la opresión de un pueblo determinado y finalmente – si hay un final – la festividad de la liberación “de la humanidad”, celebrando el ideal de libertad en si mismo, de la cual Pesaj es un símbolo..

La festividad dura siete días (ocho en la Diáspora), y durante la misma está prohibida la ingestión de alimentos derivados de cereales (trigo, cebada, centeno, avena y espelta) fermentados, llamados en hebreo Jametz (חמץ) (la raíz de la palabra indica “fermentación”). En su lugar, durante la festividad se acostumbra a comer Matzá (מצה), o pan ácimo. Según la tradición, el pueblo judío salió de Egipto con mucha prisa y sin tiempo de prepararse, por lo que no hubo tiempo para dejar leudar el pan para el camino, y de esta creencia deriva la prohibición de ingerir Jametz.

La Pascua cristiana tiene sus orígenes en la festividad de Pésaj. De hecho es bastante probable que la Última Cena haya sido el tradicional Séder pascual. De hecho la hostia usada en la misa católica tiene su origen material en la Matzá.

Entre la variedad de ritos tradicionales que rodean esta significativa fecha, centrados fundamentalmente en las ceremonias familiares donde cada integrante juega un rol, son las cuatro preguntas (Di Fir Kashes, en idish) que realiza el menor de los hijos.

Tomando esta parte de la celebración (individual o colectiva) nos permitimos adherir a cuatro preguntas que tal vez no coincidan en forma con los preceptos, pero cuya significancia está en las raíces identificatorias del pueblo judío a lo largo de la historia de milenios.

PRIMER KASHE: ¿Seremos capaces de liberarnos de la opresión de los modernos faraones enfermos de poder y de dominación, y poder reconocer los nuevos liderazgos comunitarios?

SEGUNDO KASHE: ¿Seremos capaces como sociedad de reconocer la Ley como precepto, y como camino liberador?

TERCER KASHE: ¿Seremos capaces de lograr el imperio de la justicia, la solidaridad y la subisdiaridad para que se cumplan efectivamente todos los derechos humanos?

CUARTO KASHE: ¿Seremos capaces de de construir una paz justa, duradera, y honrosa para la convivencia y la fraternidad?

Es nuestro íntimo anhelo que nos interroguemos cotidianamente y adoptemos una actitud de búsqueda de respuestas mancomunadas y comunitarias. Así seremos dignos herederos de las mejores enseñanzas humanistas de un pueblo que caminó buscando la luz de la libertad.

Anuncios

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: