Posteado por: Comunidad Politica | 10 agosto, 2010

6-9 de Agosto: Hiroshima y Nagasaki

El 9 de agosto de 1945 se lanzó sobre la ciudad Nagaski la segunda bomba atómica, luego de que la primera fuera arrojada por el bombardero estadounidense “Enola Gay” el 6 de Agosto sobre Hiroshima.

En el video podemos observar al bombardero “Bockscar”, que encuentra la fábrica de armas Mitsubishi, y sobre este objetivo deja caer la bomba atómica Fat Man, la segunda bomba atómica en ser detonada sobre Japón y más poderosa que la de Hiroshima. El horror y la brutalidad deja poco lugar a cualquier palabra que pueda decirse.

Inicialmente el blanco era Niigata, pero estaba lloviendo; se cambió a Kokura, pero había niebla espesa y no se pudo ubicar, y a falta de combustible y con la misión en peligro Sweeney se decidió finalmente por el último blanco alternativo, por Nagasaki, el Great Artist, actuando como avión meteorológico informó que existía un claro visible entre las nubes, el Bockscar solo tenía combustible para una sola pasada. Al llegar el avión encontró un cerrado techo de nubes, tenía que tomar una decisión o la arrojaba o volvía, se decidió el bombardeo por radar.

A pesar de que la bomba falló por una distancia considerable, no perdonó y aun pudo arrasar casi la mitad de la ciudad al caer a un costado del valle de Urakami, donde se emplazaba la ciudad.

De los 240.000 habitantes de Nagasaki 75.000 murieron instantáneamente, seguidos por la muerte de una suma equivalente por enfermedades y heridas. Se estima que la suma total de muertos fue de más de 140.000 personas entre civiles y militares.

El terreno donde se encuentra la ciudad es muy montañoso y por suerte esto delimitó los efectos de las ondas expansivas de la explosión inicial. De todos modos la destrucción, el caos y el horror fue similar al de Hiroshima.

Fue tal la estupefacción y el grado de shock tanto de civiles como militares que en Nagasaki no se inspeccionó hasta después de una semana, cuando la ciudad era ya un cementerio silencioso. Los que lograron sobrevivir más allá del radio de acción de la bomba tuvieron que asistir a las oleadas de heridos en su mayoría graves.

En esta zona se incendiraron las estructuras de acero de los edificios de concreto. Los árboles fueron arrancados desde la raíz y quemados por el calor. Algunas personas tuvieron quemaduras en todo el cuerpo, otros perdieron la vista, pero lo que causo impacto, fueron las progresivas deformaciones que afectaron a la población, pues estas no se manifestaban en el acto, sino que podían presentarse años, meses o semanas después.

Para muchos la tragedia fue sobrevivir.

Tras la guerra la ciudad fue reconstruida. Algunos de los escombros fueron dejados intactos en memoria y se levantaron nuevas edificaciones con el mismo objetivo, como el museo de la bomba atómica.

Japón se rindió 5 días después de esta destrucción, que militarmente no encuentra otro justificativo que ser una demostración de fuerza de los EE.UU. y de su poderío militar, ya que la rendición japonesa era inminente.

En cambio sobre el mundo se ciñó desde ese momento la amenaza de un Holocausto nuclear. Amenaza que aún no desaparece.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: