Posteado por: Comunidad Politica | 20 mayo, 2011

España ya tiene su propia versión del “que se vayan todos”

Miles de “indignados” se quejan de la clase política y la protesta se extiende fuera de España.

Algunos salieron a limpiar los vidrios de los autos con copias de sus diplomas universitarios. Otros se quedaron bajo las bolsas de nylon que hacen las veces de techos, barriendo los cartones que la lluvia convirtió en pasta. Comen el arroz cocido que algún vecino les dona, las sobras que les regalan los dueños de los bares cuando los turistas se alejan. Hay veinteañeros y no hace falta que los carteles expliquen por qué: casi la mitad de los jóvenes españoles están desempleados.

Pero también están sus padres, hay ancianos y sobran niños: un campamento en la madrileña Puerta del Sol que lleva cinco días de gestación, que aún no tiene alternativas concretas pero que propone una historia conocida en otras geografías: “Que se vayan todos”.

Algunos dicen que la organización del movimiento 15M –nació públicamente el domingo, 15 de mayo, cuando reunió a más de 20.000 personas en esta misma plaza-, copió el modelo de los manifestantes egipcios. Lo cierto es que aquel campamento improvisado el domingo por un puñado de jóvenes luego de que la policía detuviera a 19 manifestantes, derivó en un pequeño “estado autogestionado”. Los “indignados” habían creado sus cuentas de Twitter y Facebook en inglés: spanishrevolution. Se habían pensado mirando al mundo.

De las barandas de la estación de subte cuelgan las frazadas que anoche se ensoparon. Alguien ha modificado el cartel que nombra a la estación: en vez de “SOL” ahora se llama “Plaza de la SOLución”. Los “indignados” –así se bautizaron- se organizaron en comisiones: comunicación, información legal (con un abogado de guardia rotativo), infraestructura (que hoy pedían escaleras para montar una carpa mayor), cuidados (encargados de la limpieza y de una enfermería montada con los remedios que los vecinos traen de sus botiquines), acción, extensión (que difunden lo que sale en los medios) y alimentación.

“Lo que nos une es el rechazo a esta clase política, al bipartidismo del PSOE y del PP. Es como una dictadura, pero de dos”, dice Nacho Bueno, de 18 años, mientras le agradece a una desconocida tres bolsones de lechuga. Los carteles que ahora empapelan la puerta vidriada de la salida del subte y los puestos de diarios coinciden: “Si votas, no te quejes: PP$OE”.

El domingo habrá elecciones municipales y autonómicas, pero los acampantes tienen la vista puesta en las generales. “Estudié cinco años para ser abogado, pero trabajo de empleado de seguridad”, gritó por altavoz un hombre durante la asamblea del mediodía. “El voto nulo y en blanco también les dan dinero a los partidos”, aclaró. Es cierto. Pero muchos creen que la abstención o la impugnación del voto es otro eslabón de lo que llaman “el proceso”.

El cielo iba poniéndose negro y algunos evaluaban la posibilidad de crear una comisión de desalojo. “Hay que estar preparados para armar un cordón humano en caso de que la policía quiera sacarnos”. Ayer, las mismas redes sociales que hicieron de imán, metían miedo: que estaban cercando la plaza, que era una emboscada para que no pudieran salir. En el cielo, los helicópteros completaban la escenografía. Pero con las urnas tan cerca, nadie se atrevió a asumir el costo del desalojo.

Por allí, entre el buzón de propuestas, las pequeñas asambleas y los cuatro baños químicos donados, Noelia Moreno, 29 años, “en paro” desde marzo, decía: “El lunes, cuando vi lo que se estaba gestando, me subí a un autobús y viajé desde Pamplona. Hace 48 horas que no duermo y fui al baño de favor a ese bar. Vine porque el sistema electoral es una estafa: beneficia a las mayorías y hace que los partidos chicos tengan una representación muy inferior a los votos que consiguen”.

“Lo llaman democracia y no lo es…”, “Que no, que no, que no nos representan…”, cantaban. “Es que da igual a quien votes porque no hay participación real. Al final los que cortan el bacalao son los grupos financieros: los mismos que han hundido al sistema. Rescatan a los bancos en vez de rescatar a los que se quedan sin vivienda, les sacan el dinero a los pensionados, suben dos puntos el IVA pero ellos tienen sueldazos, coches caros y no son capaces de viajar en clase turista para ahorrar”, dice Pepe, funcionario del ministerio de Sanidad. Algunos carteles coinciden: “PSOE, PP, la misma mierda es”, “Al banco salváis, al pobre robáis”; “No es crisis, es una estafa”.

A las 66 concentraciones en las plazas españolas ya s e unen otras reuniones en 15 ciudades internacionales que incluyen a la Plaza de Mayo de Buenos Aires para hoy a las 17.30 hs., y Berlín, París, Lisboa, Dublín y otras ciudades europeas. El sábado hay convocada una concentración ante la Puerta de Brandeburgo en Berlín .

Atardecía. A la nueva “Plaza de la SOLución” comenzaban a llegar cartones secos para armar sectores de descanso con pasillos de circulación interna. El “que se vayan todos” sonaba cada vez más familiar y proponían una nueva medida ruidosa: una “caceroleada”. Alguien pegaba con cinta un cartel y se alejaba: “Ha empezado ya”, decía.

Por Gisele Sousa

Anuncios

Responses

  1. Con la indignación no alcanza!
    En el 2001 en Argentina muchos pedían ¡Qué se vayan todos!
    En el 2011 nos damos cuenta que volvieron todos! Porque nunca se fueron!
    Los que dicen que renovaron la política estaban en el 2001 y desde mucho antes!
    ¿Por qué sucedió esto?
    Porque loa

    • Se me quedó la respuesta a mitad de camino!
      Decía que: los que vinieron se sumaron a los que ya estaban y se quedaron con las mismas prácticas políticas de siempre: mucho discurso, mucha imagen, mucha careteada pero pocas propuestas y ningún debate. Sin distinción de orientación política, con excepción de los ultras!
      No será suficiente comprometerse políticamente con cualquiera de los partidos políticos existentes o crear nuevos partidos. Si vamos a hacer lo mismo no vamos a obtener diferentes resultados.
      ¿Qué hacer? Comprometerse con una nueva manera de hacer política basada en valores: ética y espíritu de servicio en lugar de negocios y militancia.
      Carlos de Buenos Aires (barrio de Flores)


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: